Las problemáticas económicas y financieras que atraviesa Argentina golpean con fuerza al sector de la salud. Tanto el subsistema público como el privado sufren hace tiempo por los contratiempos que genera el contexto inflacionario y la escasez de recursos, lo que repercute directamente en la experiencia de los usuarios.

 Hoy el plan de una prepaga privada que ofrece cobertura para un grupo familiar ya no cubre el 100% de las prácticas e internaciones. Esto genera escenarios como asistir a un médico y abonar un copago o programar una cirugía que requiere de un pago diferencial. Además, los turnos son cada vez a más largo plazo, no se encuentran especialistas y los profesionales no quieren trabajar con las prepagas porque suelen cobrar menos en comparación a una consulta particular.


Por otro lado, la salud no está exenta de la inflación y los usuarios cada vez pagan más dinero por un sistema que les devuelve coberturas más limitadas y de menor calidad. Por ese motivo, distintas instituciones, empresas y organismos están pensando modificaciones que brinden mayores ventajas a las personas y la salud on demand es una de ellas.

En la actualidad, casi la totalidad del subsistema de salud privada está conformado por un modelo prepago. Mes a mes, las personas abonan por un servicio que termina siendo independiente de su uso. A diferencia de esta opción, la propuesta on demand se caracteriza por ofrecer la posibilidad de pagar la consulta luego de llevarla a cabo.

Al trabajar de cerca con distintos protagonistas del sector, en Streambe planteamos las problemáticas actuales porque las vemos y una posible solución a implementar es un software a través de una wallet prepaga. Pero no como el modelo que funciona actualmente sino a través de una billetera donde se consumen las consultas que pre pagaste. Por lo tanto, si a principios de año una persona abonó diez visitas a un dentista, las va utilizando y se le descuentan a medida que lo hace y si no las ejecuta, ese crédito sigue siendo suyo para consumirlo posteriormente.


En esa línea, el sistema no sería diferente a otros que ya se aplican en industrias como el consumo de contenido pay per view o las tarjetas prepagas de telefonía celular. Hoy la tendencia del mercado va a hacia ese modelo y el sector salud debería ser similar.

Fabián Perfetti, Co-Founder & Director de Streambe

¿Cuáles son los beneficios de la salud on demand para los usuarios?

Entre los beneficios que genera el modelo de salud on demand se encuentra la posibilidad para el usuario de tener el control sobre lo que paga mensualmente y hacia dónde y cómo quiere gestionar sus atenciones. Lógicamente esto es difícil cuando se pasan los 50 años pero de los 18 a los 40 sería más fácil de aplicar.

Por otro lado, muchas veces los usuarios terminan abonando de más a un particular para ser atendidos de forma urgente en caso de ser necesario. Hoy la salud decayó mucho, tanto para los que tienen prepaga como para los que no. Es importante aclararlo porque un médico a través de una prepaga cobra poco pero si lo hace de manera particular el monto es mayor y en el momento. Por ende, ese médico al momento de dar un turno va a preferir dárselo a los particulares y los que tienen prepaga terminan atendiéndose a tres meses y, si tienen un problema urgente, pagan particular. 


Al tener una alternativa on demand, estas problemáticas se solucionarían, sobre todo para casos que requieren internaciones o cirugías más caras. Porque en forma particular se puede ir a un dentista pero una cirugía es un costo mucho mayor. Por lo tanto, debería ser un modelo híbrido donde puedas tener una wallet de plata prepagada para consultas posteriores y que la prepaga cubra las internaciones, que son lo más crítico a nivel salud.


Por nuestra dinámica de trabajo con el sector salud, en Streambe estamos en contacto permanente con estas problemáticas. La necesidad de encontrar soluciones a ellas se impone como uno de los principales desafíos a corto y mediano plazo ya que, de no hacerlo, los usuarios migrarán hacia opciones con mayor valor agregado. Para evitar esto y generar alternativas superadoras, la colaboración entre las empresas y protagonistas de la industria resulta crucial y, en esa línea, la salud on demand es un horizonte con gran potencial al cual apuntar.

Fuente: Concepto de mujer